Di ! Adios a la Gota ! Para Siempre

Los 10 Principales Alimentos que Desencadenan el Dolor





Los 10 principales alimentos para desencadenar el dolor

¿Alguna vez ha experimentado dolor crónico que dura días, semanas, meses o incluso años? Si es así, sabes cuán debilitante puede ser. El dolor crónico no solo interfiere con casi todos los aspectos de la vida diaria, sino que también puede causar sentimientos de frustración desesperada e intensa.

Según una encuesta publicada en The Journal of Pain, el dolor crónico afecta a aproximadamente el 31 por ciento de los adultos estadounidenses.  Desafortunadamente, muchas personas recurren a las píldoras y cremas en busca de alivio, sin siquiera abordar realmente la raíz de sus síntomas.

Si sufres de un dolor persistente, creo que la verdadera respuesta para sentirte mejor podría estar frente a ti, en tu plato. Un estudio reciente de 2017 proporciona más evidencia de que su dieta y dolor están conectados. ¿Los resultados? Casi la cuarta parte de las personas con artritis reumatoide informaron que la dieta influyó en la gravedad de sus síntomas.

Mira también Artritis Reumatoide o Problemas de Toxicidad 

Entonces, ¿cómo puede lo que comes afectar tus niveles de dolor? ¿Y cómo puedes disminuir el dolor sin siquiera abrir tu botiquín? Vamos a averiguar.

Cómo los alimentos causan dolor
Para comprender cómo ciertos alimentos pueden desencadenar dolor, primero debe comprender la inflamación y el papel que juega en la dieta y la enfermedad.

La inflamación es una respuesta inmune normal que ayuda a proteger el cuerpo contra lesiones e infecciones. Cuando se produce una picadura de un insecto, por ejemplo, es posible que empiece a notar un poco de hinchazón y picazón a medida que su sistema inmunológico entra en acción.

Algunas condiciones hacen que el sistema inmune active esta respuesta inflamatoria incluso cuando no hay organismos extraños contra los que proteger. Esto hace que las células inmunes ataquen a las células normales y sanas del cuerpo, lo que daña y daña los tejidos.

Ciertos tipos de proteínas proinflamatorias también actúan activando directamente las células nerviosas, lo que puede iniciar e intensificar el dolor.

Algunas condiciones comúnmente asociadas con la inflamación y el dolor incluyen:

Enfermedad celíaca
Síndrome del intestino permeable
Artritis
Alergias y sensibilidades a los alimentos
Lupus
Colitis ulcerosa
Enfermedad de Crohn
Gota
Dolores de cabeza / migrañas

Entonces, ¿cómo juega la comida en todo esto? Alrededor del 70 por ciento de sus células inmunes se encuentran en su tracto digestivo.  No solo eso, sino que su dieta puede tener un poderoso efecto cuando se trata de mediar en la respuesta inflamatoria. Se ha demostrado que ciertos alimentos alivian la inflamación, mientras que otros pueden desencadenar los síntomas y empeorar la inflamación.

Fortalecer su sistema inmunitario tomando el control de su dieta puede ser una manera fácil y efectiva de reducir la inflamación y aliviar el dolor.

Los 10 principales alimentos que desencadenan el dolor

1. Lácteos
Aunque la mayoría de las personas nacen con la capacidad de digerir lactosa, el principal tipo de azúcar que se encuentra en la leche de vaca, se estima que el 75 por ciento de las personas en todo el mundo pierden esta capacidad en algún momento. El consumo de productos lácteos cuando estás viviendo con intolerancia a la lactosa puede provocar síntomas como hinchazón, calambres abdominales, flatulencia o diarrea.

2. Soja
La soya se encuentra comúnmente en una amplia gama de productos que incluyen tofu, leche de soja, salsa de soja y sustitutos vegetarianos de la carne. Los productos de soya sin fermentar contienen ácido fítico, un tipo de antinutriente que deteriora la absorción de nutrientes e irrita el revestimiento del intestino.

Esto podría resultar en un aumento de la permeabilidad intestinal o un intestino permeable, una condición que permite que las partículas pasen de los intestinos a la sangre. Esto no solo puede contribuir a la inflamación, sino que también puede causar síntomas como dolor en las articulaciones, deficiencias nutricionales, erupciones cutáneas y cambios en el estado de ánimo.

3. Verduras solanáceas 
Las verduras solanáceas son un grupo de plantas de la familia Solanaceae, que incluyen tomates, papas, berenjenas, chiles y pimientos. Si bien estas verduras nutritivas en general son saludables y seguras para la mayoría de la gente, pueden desencadenar una serie de síntomas adversos que van desde dolor en las articulaciones hasta dolores musculares y cambios de humor en las personas que tienen una sensibilidad.

Desafortunadamente, la investigación actual sobre la intolerancia a las solanáceas es extremadamente limitada, y la mayoría de la información disponible es anecdótica. Sin embargo, probar una dieta de eliminación puede valer la pena si cree que su dolor puede empeorar después de comer las solanáceas.

4. Gluten
Las dietas sin gluten generan mucha expectación, pero muchas personas aún no entienden los hechos básicos del gluten. El gluten es un tipo de proteína que se encuentra en granos como el trigo, la cebada y el centeno. Además de estar escondido en el pan y otros productos de trigo, también termina en muchos aderezos para ensaladas y fiambres.

Para aquellos con enfermedad celíaca o sensibilidad al gluten, comer incluso cantidades pequeñas puede ser un importante desencadenante del dolor. Si bien aún se necesita más investigación, el gluten puede incluso causar dolor o síntomas en personas sin sensibilidad. Algunos estudios en tubos de ensayo y en animales sugieren que el gluten puede aumentar la inflamación y exacerbar el síndrome del intestino permeable mediante la activación de una proteína específica involucrada en la permeabilidad intestinal.

5. Alcohol
Si bien el ocasional vaso de vino tinto con la cena está bien, el consumo crónico de alcohol puede no ser tan bueno para su salud o sus niveles de dolor. Exagerar puede debilitar el hígado, aumentar la inflamación e incluso empeorar los síntomas de afecciones como la enfermedad inflamatoria intestinal.

Si desea relajarse con una bebida al final de la noche, asegúrese de omitir los mezcladores azucarados y las cervezas con alto contenido de carbohidratos. Además, recuerde mantenerlo con moderación con menos de cinco bebidas a la semana; no más de dos bebidas por día para hombres y una bebida por día para mujeres.

6. Carne
La investigación emergente indica que limitar su consumo de carnes rojas y procesadas podría ser beneficioso para su salud. Comer más carnes rojas y procesadas se asocia con una mayor inflamación, que se cree que es una causa importante de dolor crónico.

Algunos tipos de carne también son ricos en purinas, compuestos que pueden agravar la gota y causar dolor. Si padece gota, es mejor limitar el consumo de productos cárnicos de alta pureza como mariscos, tocino, pavo, ternera y vísceras durante los brotes.

7. Azúcar
El azúcar está vinculado a una extensa lista de efectos perjudiciales para la salud, desde enfermedades cardíacas hasta cáncer.  ¿Pero sabías que tus golosos también pueden estar contribuyendo al dolor también?

Algunas investigaciones sugieren que una dieta alta en azúcares podría causar alteraciones en el microbioma intestinal, lo que podría promover la inflamación e influencia sobre la inmunidad.  La carga de azúcar también puede aumentar la permeabilidad intestinal, permitiendo que las partículas pasen al torrente sanguíneo, lo que provoca síntomas intestinales permeables, incluido dolor.

8. Alimentos procesados
Lamentablemente, los alimentos ultraprocesados ​​constituyen una parte bastante importante de la dieta moderna. Un estudio estima que los alimentos procesados ​​representan un enorme 58 por ciento del consumo total de energía en la dieta  promedio.  Esto incluye artículos populares como comidas preparadas, pasteles, refrescos, jugos, papas fritas y cereales para el desayuno.

Una dieta repleta de basura procesada podría ser el culpable detrás de su dolor crónico.

Por esta razón, se recomienda constantemente minimizar el consumo de alimentos procesados ​​para ayudar a controlar afecciones dolorosas como la artritis y la enfermedad inflamatoria intestinal.

9. Aceites vegetales
Los aceites vegetales como el maíz, el alazor, la semilla de algodón y los aceites de soya son ricos en ácidos grasos omega-6, un tipo de grasa que la mayoría  come en exceso. Mientras que la mayoría de los expertos sugieren apegarse a una proporción de 2: 1 de ácidos grasos omega-6 a omega-3, la proporción típica en la dieta occidental es más cercana a 20: 1.

Los ácidos grasos Omega-6 son proinflamatorios. Algunas investigaciones relacionan el exceso de omega-6 con el dolor. Un estudio publicado en The Clinical Journal of Pain relacionó una dieta alta en omega-6 dietéticos con más dolor, limitaciones funcionales, sensibilidad al dolor y angustia en los participantes con dolor de rodilla.


10. Cafeína
Malas noticias para los amantes del café: si sufre dolores de cabeza frecuentes y dolorosos, puede ser hora de reducir un poco la cafeína. Si bien algunos estudios identifican la cafeína como una forma de aliviar los dolores de cabeza, parece que el beneficio se produce principalmente en personas que rara vez beben café. Para usuarios crónicos de cafeína, en realidad puede aumentar el riesgo.

Cómo identificar y tratar

Si sufres de dolor crónico y crees que tu dieta podría estar en la raíz del problema, hay varios pasos que puedes seguir para comenzar el camino hacia una vida sin dolor.

Las pruebas están disponibles para ciertas afecciones, como la intolerancia a la lactosa, las alergias alimentarias y la enfermedad celíaca. Estas pruebas son una excelente manera de identificar problemas específicos e identificar los alimentos que debería estar prohibiendo en su dieta.

Desafortunadamente, detectar otras sensibilidades alimentarias no es tan fácil y algunas veces requiere un poco de trabajo de detective. La mejor forma de identificar alimentos desencadenantes es mediante el uso de una dieta de eliminación.

Durante una dieta de eliminación, los alimentos se cortan completamente y luego se vuelven a introducir lentamente durante un período de varias semanas para determinar qué alimentos pueden estar contribuyendo a los síntomas y qué alimentos pueden agregarse nuevamente de manera segura.

Recuerde: aunque es importante identificar qué alimentos pueden estar causando sus síntomas, seguir una dieta saludable en general es igual de crucial. Incluso si te sientes bien después de comer  dulces, por ejemplo, eso no significa que debas hacerlo. Combinar una dieta rica en alimentos enteros, sin procesar, antiinflamatorios con un estilo de vida saludable es vital para maximizar la salud, minimizar la inflamación y mantener el dolor bajo control.



https://draxe.com

Comentarios