Di ! Adios a la Gota ! Para Siempre

Hierro y Anemia

La inadecuada alimentación provoca múltiples enfermedades como consecuencias de deficiencias o excesos de algún nutriente.



Se ha señalado que el déficit de hierro es la causa más frecuente de anemia, en el mundo, y el trastorno orgánico más habitual en la práctica médica.

Su mayor prevalencia se encuentra en los países subdesarrollados; sin embargo, en estudios recientes  se ha demostrado una frecuencia, también elevada, en los países desarrollados, a pesar de que es posible prevenirla de forma rápida.

Esta carencia nutricional afecta a más de 700 millones de personas, fundamentalmente lactantes mayores, niños pequeños y mujeres en edad fértil.

 En Cuba, las deficiencias nutricionales específicas más estudiadas han sido las de hierro y vitaminas A y C. La carencia de hierro es la más frecuente, y por su extensión constituye un problema de salud de magnitud apreciable que afecta a más de 40 % de las embarazadas durante el tercer trimestre de la gestación, alrededor de 50 % de lactantes (6-11 meses), 40-50 % de niños de 1 a 3 años y 25-35 % de mujeres en edad fértil.



Entre las causas en la falta de dicho mineral se encuentra, en primer lugar, un bajo contenido de este en la alimentación.  Las adolescentes tienen un alto riesgo de poseer insuficiencia de hierro, debido a la relación existente entre su rápido crecimiento y las pérdidas de sangre durante la menstruación. Las mujeres en edad fértil con más sangrado menstrual que el promedio, también poseen mayor peligro.

La anemia se define como una disminución de la cantidad de hemoglobina circulante, asociada generalmente a una disminución en el número de glóbulos rojos, que se traduce finalmente en un deterioro en la capacidad de transporte de oxígeno.

 La existencia de esta condición obedece a múltiples causas, una de ellas es la carencia de algunos micronutrientes (vitaminas y minerales) que deben ser aportados por la dieta, la falta de estos elementos necesarios en la formación y desarrollo de la serie roja condiciona un gran impacto sobre el desarrollo físico y mental del individuo.

Una anemia a la que no se modifique, puede causar trastornos en el aprendizaje, aumentar el riesgo de infecciones, reducir la capacidad de trabajo y provocar la muerte de la mujer durante el embarazo o parto; esta también se asocia con trastornos del embarazo, bajo peso al nacer, prematuridad, afecciones en el recién nacido y mortalidad materna y perinatal.


Algunos consejos para combatir la anemia desde el punto de vista nutricional :

Combinar en un mismo plato una carne o pescado con un alimento vegetal rico en hierro.

Añadir perejil y limón exprimido a los aliños de las verduras, las carnes y los pescado.

Tomar de postre frutas frescas cítricas (naranja, mandarina, kiwi, fresa) o zumos de cítricos recién exprimidos


Nota - En el siglo XVII, se creía que la anemia por déficit de hierro, conocida como “la enfermedad verde” o clorosis, se asociaba con el estar enamorado porque eran, en especial, las mujeres jóvenes quienes padecían la enfermedad. Un tratamiento común consistía en beber vino con limaduras de hierro.


Somos un grupo de Nutricionistas y Coachs de la Nutrición comprometidos con la Salud . Recupere su metabolismo, pierda peso , recobre la salud . Consúltenos sin compromiso 

Comentarios